Cambridge Analytica: ¿Cómo consiguió datos de Facebook?

cambrigde2500

Cambridge Analytica obtuvo datos de millones de usuarios de Facebook sin su consentimiento y los usó para crear un algoritmo capaz de influir individualmente en el voto de la personas en las últimas elecciones de Estados Unidos. ¿Qué podría suceder con la perdida de privacidad y la ética digital?

 

Cambridge Analytica consiguió los datos de 50 millones de usuarios de Facebook gracias a un profesor universitario llamado Aleksandr Kogan que presentó a la red social un proyecto para analizar la conducta de los usuarios de la red social. Para hacerlo, creó una aplicación llamada ‘This is your digital life’. Según Kogan, Cambridge Analytica programó la app y escribió los términos y condiciones de la app. En ellos se especificaba que quien usara el software no solo daba permiso para que sus datos de Facebook quedarán registrados, sino que también daba permiso para que recolectara la misma información de sus amigos.

Unas 270.000 personas instalaron la aplicación. Pero como dieron permiso para analizar los datos de sus amigos, la cifra real de usuarios analizados por ‘This is your digital life’ fue de 50 millones de personas. Y no hubo nada ilegal: todos aceptaron ceder su información… para un estudio científico.

 

¿Qué información recolectó Cambridge Analytica?

Básicamente todo lo que los usuarios hacían en la red social. Desde las horas a las que se conectaban, sus intereses personales, la noticias que leían, su estado civil, su edad. Además, la aplicación estaba formada por una serie de test de personalidad, y todos sus resultados terminaron en los servidores de la compañía. Según Cristopher Wylie, el ex trabajador de Cambridge Analytica que ha destapado todo el escándalo, la compañía tenía 5.000 puntos de información sobre cada uno de los 50 millones de ‘espiados’.

Con todos esos datos, Cambrisge Analtica se dedicó a clasificar a cada unos de los usuarios de acuerdo a la teoría de los 5 tipos de personalidad, una de las más populares de la psicología de la personalidad. ¿El objetivo? Crear acciones de marketing lo más efectivas posibles

En Cambridge Analytica no solo había expertos en estadística o en analítica de datos. También había diseñadores gráficos, psicólogos y publicistas. Un pequeño ejército que creaba contenido específico para un determinado perfil.

Por ejemplo, si un ciudadano pertenecía a la Asociación Nacional del Rifle, en su muro aparecían noticias patrocinadas en las que se ponía énfasis en el compromiso de Trump con las armas. Pero para otro usuario que no fuera republicano y sí odiara a Hillary Clinton aparecían noticias promocionadas sobre los supuestos planes de la candidata demócrata para regular la venta de armas.

Otra de las estrategias fue alentar el miedo religioso entre los usuarios más devotos. O revelar los planes de creación de empleo en pueblos con alta tasa de desempleo.

 

Efectos de la pérdida de privacidad

Los efectos de la pérdida de privacidad no son evidentes de manera inmediata porque son acumulativos.De la misma manera, parecería que no sucede nada por dar un dato personal a una empresa. Pero los datos se suman, se agregan, se analizan y se utilizan, muchas veces, en detrimento de los usuarios. A veces se usan para determinar el poder adquisitivo de cada usuario y qué tan interesado está en un producto para poder cobrar el precio más alto que esté dispuesto a pagar. También se pueden utilizar para  discriminar a alguien por su raza o por su salud: si dos candidatos a un trabajo son igual de competentes, pero uno sufre de un problema de salud, es posible que una empresa prefiera contratar al otro. Ambos ejemplos muestran cómo las violaciones de privacidad tienden a desembocar en comportamientos que niegan nuestra igualdad como ciudadanos.

Los datos son utilizados con fines políticos, como el caso de Cambridge Analytica. Si un gobierno pudiera saberlo todo sobre sus gobernados, tendría un poder casi total sobre ellos. Si las dictaduras del pasado hubieran tenido el poder de vigilancia que es posible tener hoy, habría sido mucho más difícil acabar con ellas.

Ética digital

El consentimiento es uno de los grandes problemas de la ética digital. Las empresas e instituciones suelen recolectar la mayor cantidad de información posible y guardarla durante largo tiempo en caso de que sea útil en el futuro. Eso quiere decir que ni siquiera los investigadores pueden saber las posibles repercusiones de esa información: nadie sabe con qué otros datos puede ser vinculada, en qué resultados puede desembocar, en manos de quién puede acabar. Consentir que se recolecten  datos cuando no hay planes de borrarlos es como firmar un cheque en blanco por el que también van a pagar otras personas.

La mayoría de los usuarios cuya información fue utilizada por Cambridge Analytica no dio su consentimiento. También habría que analizar el consentimiento de quienes sí dieron permiso a la empresa para recolectar su información: es probable que no se mencionara que el objetivo de la aplicación sería investigar cómo manipular las opiniones políticas para influir en diferentes elecciones alrededor del mundo. Si el consentimiento no es informado, no es válido.

 



 Ver vídeo claves del Juicio Marc Zuckerberg

Fuentes:

http://www.revistagq.com/noticias/tecnologia/articulos/como-utilizo-cambridge-analytica-datos-facebook/28558

 

https://www.nytimes.com/es/2018/04/04/opinion-veliz-facebook-privadidad-cambridge-analytica/

 

http://www.bbc.com/mundo/media-43655680

 

https://www.instagram.com/pictoline/?hl=es-la

Leave a comment