Opinión

COLUMNA OPINIÓN: NO QUEDARSE DORMIDOS, POR FAVOR

Publicado en Octubre 18, 2016 a las 1:21 pm

 El IoD (Institute of Directors, London) que reúne a los principales directores certificados de empresas multinacionales ha puesto ¨lo digital¨entre los 3 mayores riesgos de cualquier empresa tradicional.

Este riesgo digital consiste principalmente en:

  • No tener una estrategia digital alineada con la del negocio
  • No contar con directores que dominen el tema ni asesores digitales al momento de tomar decisiones relevantes para el futuro de la empresa
  • Y la más grave: No asumir que hay cientos de emprendedores desarrollando ideas o innovaciones digitales que mejorarán o simplemente desplazarán a ese negocio tradicional.

El tremendo impacto digital en los negocios tradicionales ya ha puesto de rodillas a muchos negocios que se descuidaron o ignoraron lo digital. Algunos ejemplos:

  • La fotografía (Kodak, Agfa)
  • Los video clubs (Blockbuster, Errols)
  • La venta de música (Feria Chilena del Disco)
  • Los viajes (Turismo Tajamar)

Hoy los negocios tradicionales han cambiado y seguirán evolucionando rápidamente con nuevas tendencias, como son los negocios colaborativos (Uber v/s taxis, AirBnB v/s hoteles) o los negocios de plataformas digitales que requieren productos o servicios de la industria tradicional (Netflix con películas, AliBabá con productos de retail, PedidosYa con restaurantes).

Afortunadamente hay muchas empresas internacionales que ya están incorporando en su cabeza a directores y asesores con gran expertise digital para sumar una nueva visión al negocio tradicional, re-inventando e innovando en su propio negocio, asociándolo a nuevas tecnologías y sobre todo, facilitando el acceso e interacción con el ahora muy empoderado consumidor, que también ha cambiado y sigue evolucionando como tal.

Y esto último también es relevante, porque si tu cliente se volvió mobile tu negocio también lo debería ser, para al menos tener una interacción por ese canal.

Veo en Chile muy pocas ganas de innovar en las empresas, porque “el chancho todavía da manteca” y los efectos son todavía menores… Todavía.

No se nos queden dormidos!!

Saludos