Columnas Noticias

Derribando mitos de la educación online ‎

Publicado en abril 3, 2017 a las 12:59 pm

IMG_0164

Desde la aparición de los primeros cursos en línea hace más de 20 años, la educación online, también llamada virtual, digital o e-learning ha ido ganando terreno en la educación superior. Se le define como “un tipo de aprendizaje que implica el uso de plataformas web para facilitar la colaboración y el acceso a contenidos más allá del aula de clase” (EDUCAUSE, 2013), sin embargo aún existen muchos mitos en torno a ella:

Mito 1: “Los alumnos aprenden menos”: la evidencia actual demuestra que su efectividad es similar a la de un curso presencial, siendo la modalidad mixta o blended la que genera mayor aprendizaje.

Mito 2: “Es una educación de segunda categoría”: hoy día las mejores universidades ofrecen  programas online y el número de estudiantes crece sostenidamente. Por ejemplo, en EEUU, el 28% de la matrícula de pregrado corresponde a estudiantes online o blended, siendo el segmento full online el de mayor crecimiento (Babson Survey, 2016). Los avances en tecnologías educativas e informáticas, el acceso masivo a  internet y el gran uso de dispositivos móviles permiten generar educación digital de excelencia: orientada a competencias, globalizada, deslocalizada, con aprendizaje colaborativo y en redes.

Mito 3:Los alumnos prefieren estudiar de manera presencial”: cada vez más alumnos prefieren esta modalidad, en particular los “millenials” y los “alumnos no tradicionales”, ya que les permite aprender desde cualquier lugar, en cualquier momento y a su propio ritmo.

Mito 4:Esto es para sólo países desarrollados”: en Chile y Latinoamérica, el e-learning  ha experimentado un fuerte proceso de expansión con iniciativas de más de 20 años, aunque las instituciones más prestigiosas recién la están incorporando. La Universidad Católica ha sido pionera dictando su primer curso online hace 21 años y ofreciendo actualmente más de 200 programas, entre cursos, diplomados y MOOCs  (cursos virtuales masivos gratuitos), con un total de más de 120.00 inscritos el 2016.

En resumen, la educación online es efectiva, llegó para quedarse y solo seguirá creciendo.

A futuro, muchos procesos educativos serán reemplazados por sistemas digitales estandarizados, seguros y altamente efectivos y la integración de las tecnologías con las metodologías más tradicionales será cada vez mayor, generando más y mejor aprendizaje.