Columnas Noticias Opinión

Columna: SERGI ORTIZ, Head of BI and Data Science en Ofertia, España.

Publicado en junio 8, 2017 a las 16:06

La inteligencia artificial, la gran rampa de crecimiento para las empresas tecnológicas actuales

La inteligencia artificial se convierte en un filón para las compañías si se sabe cómo utilizar para mejorar procesos. Ayuda al crecimiento porque, en primer lugar, permite la automatización de tareas repetitivas y el potencial de esto es evidente: libra a tus expertos de las tareas más monótonas, para las que además los humanos no somos efectivos, y aprovecha la eficiencia sobrehumana para una tarea iterativa compleja.

En segundo lugar, permite llegar mucho más lejos y abrir nuevas vías de explotación. Hay un teorema que reza que si le damos millones de años a un chimpancé clicando al azar sobre una máquina de escribir acabaría escribiendo cualquier obra de Shakespeare. De la misma manera, hay tareas con grandes volúmenes de datos para las cuales los humanos tardaríamos una cantidad ingente de tiempo en realizar, pero que para una máquina no llevaría más que algunos minutos si se las prepara para ello. La inteligencia artificial en este sentido permite abrir nuevos canales que no solo eran invisibles antes de su implementación, sino previamente inimaginables.

Un ejemplo. Al implementar un proyecto de priorización automática de artículos en un e-commerce, un subproducto del proceso sería la predicción de venta que es algo con valor per se para los analistas. Otro resultado crucial está oculto en la misma predicción, y es el potencial cuantitativo real de cada artículo a ser vendido; esto es algo que sin un desarrollo de inteligencia artificial solo podría hacerse, en el mejor de los casos, de manera estimatoria o cualitativa. En resumen, la inteligencia artificial convierte intuiciones en valores medibles y por lo tanto mejorables.

Y lo más importante, al menos en su estado actual, la inteligencia artificial no es diferente de un torno o cualquier otra herramienta creada por el hombre: por sí sola es inútil, es cuando un experto la usa como apoyo para realizar su trabajo cuando se convierte en algo realmente disruptivo.